consejos-para-comprar-marisco-en-sevillaManjar de Dioses que de vez en cuando, nos damos un capricho: EL MARISCO.

Pero, como todos los caprichos de la vida, suelen tener un coste elevado o quizás, no muy asequible para todos los bolsillos. Por eso, antes de invertir en comprar marisco, vamos a conocer los consejos a tener en cuenta para que la inversión sea exitosa ¿quieres? ¡Vamos!

El secreto lo descubriremos cuando conozcamos las respuestas a estas preguntas: ¿cómo acertar al comprar gambas, langostinos o cualquier tipo de marisco? y lo más importante ¿cómo conservar estos maravillosos ejemplares marinos? 

Antes de ir a la tienda de mariscos, ten en cuenta estos consejos a la hora de comprar marisco:

  1. Comprobar que el marisco esté fresco. Si vas a comprar almejas o berberechos tienes que tener en cuenta de que estén bien cerrados. Ahí, está la clave de su frescura.
  2. Comprobar que el marisco esté vivo. Lo notarás a primera vista en nécoras, bogavantes y bueyes de mar al moverse. De hecho, pueden tener una especie de goma en las tenazas o bocas para evitar que puedan hacer algún daño.
  3. Comprobar que tenga brillo. Como ocurre en el caso del marisco crudo: gambas, gambones, langostinos, langostinos tigres, , carabineros y cigalas.
  4. Comprobar que no huele mal. Un marisco tiene que oler fresco, a pescado, a mar. Si no está en condiciones, olerá a amoniaco.

Una vez en casa, estos consejos para conservar el marisco de manera saludable te servirán:

  1. Si has comprado almejas o berberechos, lávalos muy bien en agua con sal. Si tienes agua de mar, mejor que mejor. Mételas en una bolsa de manera que puedas hacer como el vacío.
  2. Si has comprado un buey de mar o centollo, debes cocerlo antes. Una vez cocido y frío, tápalo con un paño húmedo, lo metes en una bolsa y lo puedes congelar. A la hora de colocar a este tipo de crustáceos en el congelador, debes de tener en cuenta de colocarlo boca arriba, es decir, la cabeza debe estar pegada al suelo y las patas hacia arriba. Para que así, los líquidos de su interior se conserven mejor y no se pierda.
  3. Si has comprado marisco crudo: gambas, gambones, langostinos…, tienes que protegerlos muy bien porque el frío del congelador puede quemar su piel fina. Para ello, con taparlos con un trapo húmedo, en una fiambrera y no tenerlos mucho tiempo congelado, será suficiente.

Esperamos que estos consejos sobre cómo comprar marisco en Sevilla o en cualquier lugar te hayan sido útiles tanto si eres un amante del marisco como si eres de los que suele comprar marisco en Navidad. Para todos, sea cuando sea que compres, te animamos a que navegues por nuestra web www.buenmar.com y te sirvas tú mismo con total comodidad y garantía de calidad. En 24h-48h te llevamos a casa un marisco crudo o cocido exquisito. 

Saborea la mar en tu hogar. Saborea BUENMAR😋

Si te ha gustado ¡compártelo! 😉

Consejos para comprar marisco en Sevilla o en cualquier lugar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *